Glifosato: Uno de los símbolos de negligencia Estatal

Se sabe hace décadas el impacto del Glifosato debido a su amplia distribución para la utilización en inmensas plantaciones transgénicas, donde perjudica distintos sectores del ambiente, que a su vez están íntimamente relacionados con la cubierta vegetal, los suelos, los cuerpos de agua inclusive el agua de lluvia, los ecosistemas junto con su vida animal, vegetal y ciclos biogeoquímicos, entre otros, dando como resultado desastres ecológicos, una pobre calidad alimenticia, y múltiples problemas de salud, disminuyendo toda calidad de vida con la que se relacione. En esta compilación de investigaciones abordaremos distintos impactos desencadenantes exponiendo evidencia empírica.


Desde mediados de la década de 1920 comenzó el desarrollo de los productos sintéticos en los Estados Unidos, compuestos derivados de nitrógeno gaseoso o dinitroderivados. A partir de entonces se desarrollaron los herbicidas e insecticidas que dominaron el mercado hasta la actualidad, sin embargo fue principalmente durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se difundió el uso masivo del DDT (Dicloro difenil tricloroetano), insecticida utilizado tanto para la agricultura como para combatir a los mosquitos, vectores de enfermedades a humanos y animales.

Por ese entonces, se crearon muchos productos químicos como el herbicida 2,4-D, cuya famosa mezcla con el 2,4,5-T se denominó “agente naranja” y se empleó en las bombas de los aviones durante la guerra de Vietnam. Pero la experiencia de sus usos, el estudio de la toxicidad sobre algunas especies animales, el mayor conocimiento acerca del funcionamiento de los ecosistemas, y mayor conciencia ambiental, llevaron a la prohibición de muchos de aquellos productos.

Es entonces cuando entró en escena la empresa Monsanto y su herbicida estrella, el glifosato. Fue por los años 70 cuando el científico John Franz de Monsanto, en Estados Unidos, descubrió el potente herbicida que se patentó bajo la marca comercial Roundup, cuyo uso se difundió rápidamente a lo largo de las siguientes décadas.

El glifosato es un herbicida no selectivo de amplio espectro, que se desarrolló para la eliminación de hierbas y de arbustos perennes. El uso de este agroquímico en fisonomías herbáceas perennes permite que los cultivos de preferencia, como por ejemplo la soja, y el maíz que se encuentran modificados genéticamente, desarrollen su ciclo vital acelerado, pudiendo resistir a este herbicida evitando la competencia con otras plantas que crecen simultáneamente, que al no estar modificadas genéticamente, no resisten su efecto. Este compuesto N-fosfonometil glicina, C3H8NO5P, es altamente tóxico como ya mencionamos para las especies vegetales, pero también para los animales y seres humanos. Los casi 300 millones de litros de agroquímicos que se utilizan por año en el país están intoxicando hasta la muerte a 12 millones de personas que viven en zonas rurales (1), distribuidas en 14 provincias causándoles enfermedades como: cáncer de pulmón, malformación congénita, abortos espontáneos, diabetes, atrofia, intoxicación, alergia, lupus, tumores leucemia.

La utilización masiva fue producto de un negocio que le aseguró a la Argentina, sólo durante el 2015, ganancias superiores a los 17.000 millones de dólares tan solo exportando soja y sus subproductos. (2)

El 25 de Marzo de 1996 Felipe Solá, ingeniero agrónomo, firmó la resolución 167, en la que autorizó “la producción y comercialización de la semilla y los productos y subproductos derivados de ésta, provenientes de la soja tolerante al herbicida glifosato" (3)

La incorporación de los nuevos paquetes biotecnológicos junto con la siembra directa aumentaron considerablemente el rendimiento de estos tipos de cosechas siendo el modelo elegido por los productores.

El aumento en la superficie de cultivo de granos genéticamente modificados obviamente significó el detrimento de otros tipos de cultivo como las hortalizas, y el monocultivo se extendió hacia zonas de ecosistemas frágiles a la vez que amplió el uso del Glifosato promoviendo la aparición de malezas especialmente resistentes al mismo, lo que implica mayor cantidad de aplicaciones con aumento de las dosis empleadas.

Hoy en la Argentina se pulveriza, promedio, 7,6 litros de plaguicidas por habitante. Siendo el país con mayor consumo de este compuesto en el planeta, en términos de cantidad de población. USA promedia 0,42 litros del herbicida por habitante, Argentina, 4,3 litros por persona.

Según UNLP y CONICET, las lluvias de Argentina presentan concentraciones elevadas de herbicidas como el glifosato y la atrazina. La carga máxima cuantificada de agrotóxicos en las precipitaciones locales es 20 veces superior a la registrada en USA, meca de los plaguicidas.

Glifosato y medio ambiente:

La dinámica ambiental de un compuesto se ve afectado por diferentes procesos físico-químicos que dependen de diversos factores, muchos de ellos incontrolables: la naturaleza del compuesto, su concentración, composición del suelo, interacciones con otras sustancias en las formulaciones comerciales, efectos sinérgicos con otros agrotóxicos, condiciones climaticas, modos de aplicación, etc., lo que hace difícil predecir estos procesos con exactitud y por lo tanto su movilidad en un ecosistema determinado.

Cabe aclarar que su aplicación directa no es la única fuente de contaminación, los cursos de agua, suelos y atmósfera pueden ser alcanzadas por partículas de agrotóxicos provenientes de pulverizaciones en las cercanías, limpieza del equipo aspersor, desecho de envases vacíos, o desecho de líquido remanente luego de la aplicación. Eventos que suceden y suelen explicar algunos hallazgos.

En cuanto al Glifosato, en el año 2007 la empresa Monsanto fue declarada culpable de publicidad engañosa por presentar al Roundup como “Biodegradable”. Esto supone que durante años se estuvo tratando a este producto como si lo fuera, con reglamentaciones para su aplicación y desecho que no se ajustaban a las necesidades reales.

Diversos estudios demostraron que una vez aplicado, el Glifosato es fuertemente adsorbido por los componentes del suelo, tales como arcillas, óxidos de hierro y ácidos húmicos. Además, sufre una importante degradación, principalmente de tipo biológico, siendo su metabolito mayoritario el ácido aminometilfosfónico (AMPA). De acuerdo con estos datos, no sería previsible su presencia en altas concentraciones en las aguas subterráneas y/o superficiales. Sin embargo, diversos autores han reportado niveles de Glifosato y AMPA en aguas, especialmente en las superficiales.

En el año 2010, la Estación Experimental Agropecuaria de Balcarce- INTA, presenta un informe titulado «Aspectos ambientales del uso de Glifosato», que arroja resultados que indican porcentajes relevantes de Glifosato desorbido, el cual, al ser posteriormente lixiviado a horizontes inferiores, presenta una menor posibilidad de ser degradado en condiciones anaeróbicas, lo cual aumenta el peligro de contaminación. En el mismo informe, los estudios confirman que el Glifosato afecta la reproducción de especies de invertebrados, esenciales para el equilibrio del ecosistema y el buen estado de la tierra.(16)

En Argentina, en el río Suquía de la Provincia de Córdoba, se encontró Glifosato y AMPA en el 35% de las muestras de agua, suelo y partículas en suspensión analizadas a lo largo de un año en diferentes puntos de este curso de agua, lo que según les autores del trabajo supone un riesgo para la biota acuática. (6)

Toda la cuenca del Paraná está contaminada con herbicidas como el glifosato y formulaciones de insecticidas.Cipermetrina, endosulfan y clorpirifos encabezan con amplitud los indicadores de contaminación. (Estudio de la UNLP y CONICET con asistencia de Prefectura Nacional)

Como dijimos anteriormente también se detectó presencia de Glifosato y Atrazina en agua de lluvia en más del 80% de muestras tomadas en el área Pampeana, lo que podría representar otra fuente de exposición para los suelos, animales y seres humanos.(7)

Además del Glifosato, existe sobrada evidencia de la presencia de plaguicidas en diferentes cursos de agua en Argentina, incluso en niveles de concentración que superan los límites establecidos para la protección de la biota acuática y calidad del agua, tales son los casos de los clorpirifos y cipermetrina medidos en los arroyos Brown y Horqueta (Bs As), el endosulfán sulfato y HCH hallados en la laguna de Mar Chiquita, o los diferentes plaguicidas en el Arroyo Reconquista (Bs As) donde los niveles fueron entre 40 y 400 veces superiores a los límites legales.(5)

8 de cada 10 peces monitoreados en aguas del norte de provincia de Buenos Aires dieron positivo en contaminación con agrotóxicos. Análisis de INTA y CONICET: presencia de 17 pesticidas diferentes en los teji­dos analizados y se llegó a ubicar 5 plaguicidas en un mismo ejemplar.

Diversos, imprevisibles y a veces desconocidos son los procesos que llevan al Glifosato a depositarse en diferentes lugares, algunos de ellos zonas muy distantes de su lugar de aplicación, incluso en el agua de lluvia, pero la evidencia demuestra que está allí y sería inocente pensar que una vez liberados al ambiente, estos agrotóxicos no tienen un impacto en los ecosistemas y sus organismos.

Glifosato y alimentos:
Estos compuestos químicos no se limitan a “eliminar malezas y hacer crecer los cultivos” como pareciera estar instalado en el imaginario colectivo, sino que los tóxicos quedan presentes en los alimentos: 6 de cada 10 frutas y verduras adquiridas en verdulerías de Buenos Aires y evaluadas por científicos de UNLP dieron positivo en al menos un plaguicida. Incluso se constató presencia de hasta 3 agrotóxicos en un mismo artículo. Zanahoria, naranjas y lechuga, los más contaminados.

Recientemente las autoridades aduaneras españolas rechazaron la importación de naranjas procedentes de Argentina en las que su Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos (Rapid Alert System for Food and Feed, RASFF ) pudo detectar residuos de Clorpirifós, un insecticida cuyo uso prohibió totalmente la Unión Europea (UE) debido a su alta peligrosidad.(9)

Glifosato y salud:

El doctor Andrés Carrasco, prestigioso científico Argentino con una gran trayectoria y presidente del Conicet, en el año 2009 gracias a los informes de defectos neuronales y malformaciones craneofaciales de regiones donde se utilizan herbicidas a base de glifosato lo llevó a basarse en un enfoque embriológico para explorar los efectos de las dosis bajas de glifosato en el desarrollo. Realizó pruebas en los embriones de la especie Xenopus laevis, que se incubaron con diluciones 1/5000 de un GBH (herbicida basado en glifosato) comercial. Los embriones tratados fueron altamente anormales con alteraciones marcadas en el desarrollo de la cresta cefálica y neural y el acortamiento del eje anteroposterior (AP) .Las alteraciones en los marcadores de la cresta neural se correlacionaron más tarde con deformidades en los cartílagos craneales en las etapas de renacuajo. Los embriones inyectados con glifosato puro mostraron fenotipos muy similares. Además, la GBH produjo efectos similares en los embriones de pollo, mostrando una pérdida gradual de los dominios de rombo, reducción de las vesículas ópticas y microcefalia. Esto sugiere que el glifosato en sí mismo fue responsable de los fenotipos observados, en lugar de un surfactante u otro componente de la formulación comercial. Un ensayo del gen reportero reveló que el tratamiento con GBH aumentó la actividad del ácido retinoico endógeno (AR) en los embriones de Xenopus y el cotratamiento con un antagonista de la AR rescataron los efectos teratogénicos del GBH. Por tanto, llegaron a la conclusión de que los fenotipos producidos por GBH son principalmente consecuencia del aumento de la actividad retinoide endógena. Esto es consistente con la disminución de la señalización de Sonic hedgehog (Shh) desde la línea media dorsal embrionaria, con la inhibición de la expresión de otx2 y con la interrupción del desarrollo de la cresta neural cefálica. El efecto directo del glifosato sobre los primeros mecanismos de morfogénesis en embriones de vertebrados genera preocupaciones sobre los hallazgos clínicos de la descendencia humana en poblaciones expuestas a GBH en campos agrícolas.(13)

Este trabajo fue la evidencia clara que el glifosato estaba causando distintos tipos de patologías a los habitantes afectados, siendo el cáncer la mas frecuente. Al obtener esta prueba científica, Andres hizo algo inesperado, por cuenta propia, con cierta urgencia y sin contemplar la aprobación de la jerga científica por la demora que esto implicaría, informó al llamado Grupo de madres del barrio Ituzaingo Anexo de la provincia de Cordoba y luego informó a Darío Aranda, periodista de Página 12, quien publicó la entrevista.
Este grupo de madres hace años observaban el incremento de distintas patologías en el barrio como: malformaciones, lupus, tumores, abortos espontáneos.

Esta evidencia marcó un antes y después en el ámbito científico, ya que las grandes empresas ocultan esta información y los ciudadanos y ciudadanas seguían enfermandose, sospechando el origen pero sin tener la evidencia científica.

Gracias a este descubrimiento el glifosato, y al giro que causó en el ámbito científico, este agroquímico fue categorizado recientemente como "probablemente cancerígeno para los humanos" por la Agencia Internacional para la investigación sobre el cáncer (14) .

Los impactos más directos y agresivos del uso de este agroquímico lo padecieron y siguen padeciendo habitantes de provincias como: Córdoba, Entre Ríos, Chaco, Misiones, Santa Fe.

Testimonios

Barrio: Basavilbaso, Entre Ríos
Fabian Tomassi, durante muchos años se dedico al mantenimiento de aviones fumigadores de la empresa agrícola Molina y Compañía S.L.R. Se ocupaba de llenar los tanques con herbicidas de las aeronaves que luego fumigaban los campos de la zona. Fabian expresaba: "Cargábamos los aviones con veneno. Abríamos los tanques de 20 litros y al sacar las tapas se te pegaba todo el veneno en las manos. Comíamos debajo de las alas de los aviones, donde el veneno goteaba. Llegábamos a casa y la cara nos ardía” Fabian es un gran referente y uno de los casos más visibilizados en Argentina. El uso durante años de glifosato le causó una polineuropatía tóxica severa que atacó su sistema nervioso periférico, hasta causarle la muerte.

Barrio: Ituzaingo Anexo, Cordoba
Un barrio constituido por 5000 personas que habitan 1200 viviendas en 30 manzanas, en el cual murieron 272 personas, entre los años 2000 y 2009, de las cuales 82 victimas murieron por tumores cancerígenos (11). La producción de los campos cercanos a este barrio es el cultivo de soja transgénica, en la cual el uso de agroquímicos, como el glifosato, y endosulfán era algo habitual. Estos campos se encontraban a menos de 300 metros del barrio, y al acercarse al límite barrio - campo donde se siembra y fumiga, se observaba que aumentaba el número de habitantes con cáncer, trastornos endocrinos y hematológicos.

En el año 2001 un grupo de madres comenzó a notar estos aumentos, cada vez veían mas niñes con barbijos y mujeres con pañuelos en la cabeza, y este fue motivo suficiente para comenzar a generar reclamos por este incremento de enfermedades. En febrero del 2002 el grupo de madres salio a manifestarse. Tras reiterados reclamos a distintos organismos públicos sobre la declaración de los posibles contaminantes no obtuvieron respuesta, pero gracias a su presión obtuvieron mejoras en las instalaciones hídricas, ya que beber agua de pozo les causaba problemas de piel y gastritis, lograron mejoras en instalaciones eléctricas, pavimentación y también se construyó una Unidad Primaria de la Atención de la Salud, un Hospital Oncológico y el Registro Provincial de tumores. La persistencia del Grupo de Madres obligó a que el gobierno provincial realice análisis para determinar si en la sangre de un grupo de 30 niños había agroquímicos. Resultando: la totalidad de las muestras con presencia de pesticidas, y de los 30, hay 23 con niveles más altos de lo permitido (14)

Además también se logró que se dictarán ordenanzas municipales estableciendo la “emergencia sanitaria y ambiental” y se conoció un fallo de la justicia cordobesa que estableció la figura penal de “contaminación dolosa del medio ambiente de manera peligrosa para la salud”. El cual impide la utilización de agroquímicos a menos de 500 metros de zonas urbanas. En el caso de las fumigaciones aéreas, la distancia mínima deberá ser de 1.500 metros.

A pesar de todo esto, las fumigaciones continuaban. La ignorancia y ambición de los empresarios sojeros, no duda en incrementar su producción aunque tenga que envenenar pueblos, escuelas rurales, comunidades originarias, recursos naturales, alimentos.

En Julio del 2012 se realizó el Juicio penal por fumigaciones con agroquímicos en campos cercanos al Barrio Ituzaingo Anexo. En pleno Juicio, Norma Herrera manifiesta que tiene cinco hijes de les cuales, su hija padece leucemia y dos agroquímicos en sangre (12)
La Cámara I del Crimen de Córdoba sentenció a tres años de prisión condicional, no efectiva, al agricultor Francisco Parra y al piloto aeroaplicador Edgardo Pancello, encontrados culpables del delito de contaminación ambiental dolosa. Este juicio sentó las bases de una demanda mayor y reconoció la contaminación ambiental producto de la fumigación con agrotóxicos como un delito.

Causa madre
Su origen se relaciona con las aplicaciones de agroquímicos durante 2003 y 2004 en barrio Ituzaingó Anexo. En este expediente se busca estrechar la relación entre enfermedad y exposición a los agroquímicos.

En 2007 se hicieron fumigaciones en Los Cedros, esta causa que se agrega a la causa madre.
Los vecinos de Las Quintas Country Club (camino a Alta Gracia) denunciaron que los dias 19 de enero y el 19 de febrero de 2007 se fumigó junto a la calle, sin guardar distancia alguna.

Anisacate, Cordoba
Sofia Gatica, en el año 2001 dio a luz a una bebe que nacio con malformaciones y fallecio a los 3 meses

Claramente, las poblaciones agrícolas de Argentina tienen en este momento tres veces más cáncer que las poblaciones de las ciudades, asegura Medardo Ávila, neonatólogo de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados , al referir que además en el campo de cada 100 nacimientos seis son de niños con malformaciones, frente a una medida de 2% en otras zonas.

Las Palmas y La Leonesa, Bermejo, Chaco
En apenas 10 años, en la provincia de Chaco, la cantidad de escuelas destinadas a la atención de niños que habitan zonas fumigadas y sufren inconvenientes cognitivos, además otros tipos de retrasos, pasó de 12 a 70 establecimientos. La Comisión de investigación de contaminantes del agua de la Provincia de Chaco hacia el año 2010 brindo los siguientes datos en relación a una zona concreta de dicha Provincia, La Leonesa, donde las patologías oncológicas infantiles, leucemias, tumores cerebrales y linfomas registran un incremento notable comparando el período previo al 2000 y el posterior. Tan solo según la informacion del Servicio de Oncologia del Hospital Pediatrico y el ROHA: Registro Oncopediatrico Hospitalaria Argentino (sin agregar los privados, que tenian estadisiticas similares) en 1990-2000 se registró un promedio de 0,2 casos por año (1 caso cada 60 meses) y en el período 2000-2009: 0,6 casos por año (1 caso cada 20 meses). Es decir, se triplican los casos de cáncer de niños menores de diez años. La media mundial de cáncer en menores de 15 años es de 12-14 casos cada 100.000 niños y en esta localidad el registro trepa a 20,2. El 25% de los menores afectados se atienden en el Hospital Garrahan, y en otros de Buenos Aires.

También se informo en cuanto a las malformaciones en recién nacidos, según los datos aportados por la Unidad de Terapia Intensiva un incremento siendo de: 1997-1998: 4,8% casos por mes y 46 casos de malformaciones anuales (incidencia de 19,1/10.000) 2001 - 2002: 7,5% casos por mes y 60 casos de malformaciones anuales (incidencia de 28,1/10.000) 2008- 2009: 16,8% casos por mes y 186 casos de malformaciones anuales (incidencia de 85,3/10.000)

Estos datos afirman que el aumento de casos coincide con la expansión de la frontera agrícola y son parte del resultado del informe de La Comisión de investigación de contaminantes del agua de la Provincia de Chaco, este se crea debido a que los vecinos de La leonesa, y Las Palmas solicitaron el análisis de todos los cuerpos de agua presentes debido a las intensas fumigaciones y pulverizaciones próximas a 30 metros, cuando deberían ser a 4 km distante de los pobladores, realizadas en las zonas: San Carlos y Cancha Larga que se ubican en zonas aledañas a cuerpos de agua, como también la población urbana y rural, y también denuncian que las empresas generadoras de residuos peligrosos no estaban realizando un tratamiento sobre ellos, como indica la Ley, ni tampoco existía una evaluación de impacto ambiental, y que la empresa SAMEEP violo la Ley de Biocidas de la Provincia, debido a las pulverizaciones aérea. Los vecinos notaban que al momento de la utilizacion de agroquímicos: se les irritaban los ojos, la piel, sufrían alergias, mareos, nauseas y a los días siguientes: problemas digestivos y hepaticos. Ademas del reclaman, que sumado al uso del glifosato en cultivo de arroz también utilizan: Endosulfan, Clorpirifos, Carbofuran, Fipronil,Metamidofos , Dimetoato, Cipermetrina, Imazapir-imazapic, potenciando los efectos del Glifosato. Esta infomarcion la obtuvieron del la investigacion de la Ing. Sofia Olmos - Caracterizacion ambiental en dos arroceras del Departamento de Bermejo de la Provincia de Chaco - Ed. Moglia 2008 - Corrintes. (15)

Esta no fue la única denuncia sino que también desde las siguientes localidades de Chaco como: Gancedo, Napenay, Santa Silvina C, Tres Isleta, Avia Terai, Colonia Elisa. Realizaron denuncias por los impactos negativos que les causaba el uso de agroquimicos y sus fumigaciones.

Sin embargo Argentina se convirtió en uno de los paises mas adictos a la compra de este agroquímico. Como dato alentador actualmente 12 ciudades del pais tienen prohibido el uso del glifosato: Gualeguaychu (en las 33.000 hectáreas que estan bajo su jurisdicción), Bariloche (2010), El Bolsón (2015), Cholila (2015), Lago Puelo (2015) y Epuyén (2015), así como Montecarlo en Misiones (2015, luego revertida), General Alvear en Mendoza (2017) y ciudades más cerca del núcleo sojero como Rosario (2017), Rincón (2018), ambas de Santa Fe, y las entrerrianas Paraná (luego vetada) y Concordia. La provincia de San Luis tiene una disposición similar, desde el año 2016 prohíbe la aplicación de todo tipo de agroquímicos en un radio de 1.500 metros del límite de los centros urbanos y de 300 metros de toda casa o centro habitado rural. Chubut fue la primera provincia que lo prohibió completamente (2019)

En los trabajos de investigación el desafío suele ser buscar, o encontrar información específica sobre lo que se está investigando. En este caso el desafío fue ACOTAR la información que existe sobre los efectos nocivos del Glifosato el ambiente y la salud: desde papers científicos hasta informes de diferentes organizaciones ambientales, documentales, entrevistas, libros, etc. Información de libre acceso que además se encuentra al alcance de cualquier persona que se interese en su búsqueda.
La pregunta ya no es si el Glifosato es o no “biodegradable” como afirmaba Monsanto, o si es un compuesto totalmente inocente que no afecta los ecosistemas ni la salud humana, porque sobrada evidencia demuestra lo contrario. Y en este punto cabe pensar si en una sociedad responsable, ¿Acaso el mínimo riesgo o duda al respecto no sería suficiente para prohibir su uso?

Habiendo toda esta información, y más, acerca de las consecuencias del uso de glifosato ¿Cómo es posible que se siga utilizando a costas de las personas y el medio ambiente, siendo amparado por el Estado? o ¿A quién o a qué es funcional y quienes se benefician en última instancia con su uso?
La decisión de utilizar semillas transgénicas y exportar sus productos produjo una transformación del sistema agroindustrial en nuestro país extendiendo estos cultivos a lo largo del territorio con la promesa de un mayor rendimiento de las cosechas, es decir, mayores ganancias para el productor. Claro que estos monocultivos de transgénicos no se sostienen por sí solos, sino que son esclavos de su paquete tecnológico y del uso de su herbicida asociado, en este caso Glifosato.

¿Cuál es el objetivo de la producción: alimentos sanos en base a modelos productivos sustentables y en armonía con los ecosistemas, o la mayor producción posible para obtener mayores ganancias sin tener en cuenta sus consecuencias? ¿Cuáles y de quiénes son estas prioridades en la actualidad?

Si con todo este volumen de pruebas, datos e información recopilada desde hace décadas no hay un cambio en las acciones de nuestros representantes, entonces no nos están representando y el contrato social se rompe.

El caso glifosato es uno de los cientos de miles de ejemplos donde se ve la catástrofe social y ecosistémica, la contundencia de las pruebas y negligencia estatal.

Hoy estamos viviendo un ejemplo más en el proyecto porcino con China, la información está, la negligencia también.



*En la foto: Andrés Carrasco y las madres afectadas- Anexo Ituzaingo - Cordoba

Bibliografía

1. Mal comidos - Soledad Barruti
2. 'Envenenados' - Patricio Eleisegui
3. Boletín oficial de la República Argentina - https://www.boletinoficial.gov.ar/
4. (Portier et al., 2016)
5. Glyphosate and atrazine in rainfall and soils in agroproductive areas of the pampas region in Argentina
6. Efectos teratogénicos del glifosato, Dr. Andres Carrasco
7. Villaamil Lepori, Edda & Mitre, G. & Nassetta, M.. (2013). Situación actual de la contaminación por plaguicidas en Argentina. Revista Internacional de Contaminación Ambiental. 29. 25-43.
8. Bonansea, Rocío & Filippi, Iohanna & Wunderlin, Daniel & Marino, Damián & Amé, María. (2017). The Fate of Glyphosate and AMPA in a Freshwater Endorheic Basin: An Ecotoxicological Risk Assessment. Toxics. 6. 3. 10.3390/toxics6010003.
9. Lucas L. Alonso, Pablo M. Demetrio, M. Agustina Etchegoyen, Damián J. Marino(2018) Glyphosate and atrazine in rainfall and soils in agroproductive areas of the pampas region in Argentina
10. European Commission RASFF Portal
11. Madres de Ituzaingó: 15 años de pelea por el ambiente
12. Largometraje documental: Desierto Verde - Dirección: Paula Asprella
13. Alejandra Paganelli, Victoria Gnazzo,Helena Acosta, Silvia L. López and Andrés E. Carrasco (2010) Glyphosate-Based Herbicides Produce Teratogenic Effects on Vertebrates by Impairing Retinoic Acid Signaling
14. Entrevista a Sofia Gatica - La vaca org
15. Informe de la Comisión de investigación de contaminantes del agua de la Provincia del Chaco.
16. INTA Pérdidas de glifosato por drenaje y escurrimiento y riesgo de contaminación de aguas